Shagrada Medra prepara el lanzamiento de su distribuidora digital de música

El pasado miércoles, llevamos adelante un gran encuentro virtual entre lxs músicxs que forman parte de Shagrada Medra. El motivo? Se viene el lanzamiento de nuestra distribuidora digital de música y estamos organizando los pasos a seguir y puliendo cada uno de los detalles
Ver galería 1
1 / 2 - 1

Fue un encuentro emocionante y necesario para los tiempos que estamos afrontando, en los cuales la actividad musical (y artística en general) se ve obligada a permanecer en una especie de pausa en la que sólo nos podemos conectar desde la virtualidad.

Pero también este tiempo de espera, sirvió para mirarnos hacia dentro como sello discográfico independiente y reconvertirnos, adaptarnos, transformarnos, para no perder la esencia y seguir contribuyendo a la circulación de la música de nuestro catálogo. De ahí, y de conversaciones varias, nace esta necesidad que hoy va cobrando vida y que pronto lanzaremos oficialmente: nuestra distribuidora digital.

Como síntesis de la reunión elegimos un tramo de las palabras de Carlos Negro Aguirre al abrir el encuentro. En cuanto al origen de Shagrada Medra, el pianista reflexionó:

"A fines de los años 80 sucedió un brusco cambio en el devenir de la industria discográfica de nuestro país. Las compañías multinacionales que habían protagonizado una época de esplendor donde la música nacional en sus diversos géneros representaba un buen negocio, comenzaban a retirarse de este mercado o más bien a asumir otras modalidades, que me gusta analogar a la experiencia de la agricultura extactivista. Digo esto porque la diversidad que en algún momento reinó en la oferta discográfica dio paso al mono producto y es así como esos sellos pasaron a volcar grandes sumas de dinero a instalar el nombre de pocos artistas que sobre todo tenían por común denominador el hecho de producir un resultado de muy fácil digestión y poca indagación, algo que podríamos definir como “arte seriado”.

Una franja bastante numerosa de músicos quedábamos entonces fuera de ese mercado y sin posibilidades de editar y por ende de construir nuestro propio camino en el arte.

Florecieron en ese momento una serie de sellos muy pequeños y sumamente artesanales que vinieron a dar respuesta a esa gran ausencia de oportunidades.

En ese marco nace nuestro sello a comienzos de los 90 y podríamos citar varios más que nacieron por esos años, algunos que consiguieron subsistir en el tiempo y otros que fueron quedando en el camino..."

En cuanto al momento actual y la necesidad de distribuir digitalmente el material desde el propio sello, Aguirre comentó:

"...Pero, nada en la vida está librado de la ley de impermanencia. Lo que en un momento fue una esperanza en otro se transformó una vez más en quietud y un gran signo de interrogación…Cómo seguir entonces?

...En definitiva, así como nuestra generación inauguró la producción independiente en todas sus facetas, (y eso la diferenció de las generaciones anteriores que se habían acostumbrado a depender de los grandes sellos multinacionales) también luego se quedó un poco detenida en esos logros y le costó actualizar su prédica y accionar a las realidades que mudaron tan de prisa..."